Aniversario del fallecimiento de nuestro fundador

06/06/2019
Alejandro González

Hoy, en conmemoración de un año desde el fallecimiento de nuestro fundador, don Alejandro González Morales, compartimos el siguiente texto que fue leído por los alumnos en sus clases.

Un día 6 de Junio, hace un año ya, el maestro de generaciones, Don Alejandro González Morales, fundador de este valioso proyecto educativo,  emprendió el viaje eterno hacia la Casa del Padre, dejando tras de sí esta grandiosa obra nacida del esfuerzo personal y amor a los jóvenes. La vida nos permitió conocer su increíble fortaleza, perseverancia, magnanimidad y  espíritu visionario.

Comenzó su proyecto acompañado de su esposa y en este camino lo vimos más de una vez no solo impartir clases, sino participar de la vida escolar en sus diversas instancias, poner la primera piedra del proyecto, hermosear el recinto,  tocar la campana, compartir con alumnos y profesores y quien se acercara a él. De su mente en constante ejercicio, surgieron ideas y proyectos que enriquecieron la vida de nuestra comunidad.

Donde quiera que estuvo educó con el gesto, la actitud y la palabra. En esta siembra, modeló espiritualmente y se convirtió en artista,  olvidándose de sí mismo para forjar espíritus que desde las diversas áreas aportaran a la sociedad.

Es por esto, que hoy queremos rendir un humilde y sentido homenaje a nuestro Fundador, haciendo recuerdo de los principales hitos de su vida y como corolario final compartir con ustedes un sentido homenaje que hace un tiempo atrás hiciese miss  María Isabel Ponce Muñoz, quien fuera compañera fiel de toda su vida.

Biografía

Alejandro González Morales nace en Curepto el 24 de Mayo de 1934. El menor de 8 hermanos, vive su primera infancia bajo los cuidados de Rufino, su padre y Mercedes, su madre. Fue educado, en sus primeros años en Curepto y a partir de los 11 años en el Colegio “La Salle” de Santiago. Después de rendir su Bachillerato ingresa a la Pontificia Universidad Católica donde obtiene el título de  Profesor de Matemática y Física.

Casado con María Isabel Ponce Muñoz –Profesora de Inglés, Psicopedagoga, con quien comparte los mismos ideales educativos y quien ha sido su constante y leal apoyo. Don Alejandro, inicia sus primeros pasos en la docencia en el Colegio de “La Salle” de la ciudad de Temuco, trasladándose posteriormente al mismo Colegio de la comuna de La Reina, en Santiago. A la vez, fue profesor durante muchos años del Colegio Padres Franceses Alameda.

En 1968 ingresa como Profesor a la Escuela Militar donde trabaja hasta 1978. Paralelamente, es miembro del staff de Profesores del C.P.E.I.P. entre 1976 y 1978. En 1975, es becado por la Organización de Estados Americanos (O.E.A.) para realizar un Post Grado para autores de Libros de Texto de Matemática y Ciencias, en el Centro de Estudios Superiores “El Mácaro” –Venezuela.

En 1979 escribe su texto más relevante “Matemática para E. Media y Preuniversitaria”. En 1980 funda en San Bernardo el Centro de Estudios Preuniversitarios, Recuperación de Estudios y Cursos de Inglés “American Internacional Academy Corp.”.

Será esta acción la que lo motivará a fundar el Colegio “American Academy” del cual fue su primer Director. Se mantiene en este cargo durante 4 años, oficiando a la vez de Profesor, Administrador, inspirador, y “obrero de la construcción” en los veranos. Logra así el acelerado crecimiento de su obra, tanto en infraestructura como en eficiencia y confiabilidad, dejando a la comunidad tres sedes que albergan todos los ciclos al día de hoy.

Su esforzada vida al servicio de los demás, su perseverancia en el trabajo, su vivencia de los valores, su amor y lealtad a Cristo su modelo, su preclara intuición para entender los signos de los tiempos hicieron de él un ideal educativo y un ejemplo digno a imitar. En la actualidad esta obra y la semilla sembrada ha dado buen fruto que continuará siendo cultivado por sus hijas.

 

Al Fundador


I. Hace ochentaitantos años
nació un hombre diferente,
sencillo como un arroyo
de todos un referente,
trabajador cual labriego,
llena de ideas su mente
y de amor su corazón.

II. Desde muy temprano supo
que él tenía una misión,
que lo inspiró el Dios del cielo
y debía entrar en acción,
no había nada de extraño
si era un simple profesor
mas, a él se le pedía
un destino superior.

III. Como él era muy simple
no pretendía ser mar
sólo anhelaba un día el arcoíris tocar,
llevando a miles de niños
a otro plano sideral,
transformados en espigas,
ellos sí que son el “mar”.

IV. Empezó la construcción
del cemento y la madera
de las mentes, corazón,
del fierro de mil maneras,
exigencias con amor
y con tiza el pizarrón …..

V. Hubo muchos sacrificios
muchas renuncias y penas,
también alguna traición,
una que otra incomprensión, ….
así es la vida del hombre,
pero él nunca se olvidó,
que detrás de cada acción
de esfuerzo y generosidad,
si tú actúas con amor
olvidándote de ti,
encontrarás el buen Dios
por toda la eternidad.

VI. En este corto homenaje
a Don Alejandro González
entrego mi testimonio
de un profesor inteligente
veraz, leal, apasionado
por educar a la gente;
ahora, que, enfermo ……
en una semi inconsciencia,
ahora, que ya no está,
digo, siempre vivirá
- Alejandro -
tu sapiencia.

 

 

M. Isabel Ponce M.

¡ Gracias Señor, porque nos diste tan grande oportunidad! ¡Sin duda,

Misión Cumplida!
¡Educar es Futuro!